Reducción de Pecho

La reducción de pecho es ideal para quienes tienen mamas grandes y quieran aliviar molestias por el exceso de peso o lograr un tamaño proporcional a su cuerpo. Unos senos demasiado grandes pueden acarrear no solo problemas físicos sino también psíquicos.

Este procedimiento se realiza cuando se encuentra la conocida hipertrofia mamaria debido al volumen excesivo de los senos, el cual se puede dar por condiciones genéticas, causas hormonales o aumento de peso. Muchas veces se trata de un problema físico como dolor de espalda o alteraciones de la columna vertebral.

La cirugía de reducción de pecho suele durar de dos a cuatro horas bajo anestesia general y  consiste en remodelar el tamaño, altura y forma de las mamas donde las cicatrices que deja el procedimiento disminuirán con el tiempo e incluso llegando a ser imperceptibles.

Esta intervención quirúrgica es efectiva y permanente desde el día de la intervención, pero el resultado final se consigue entre 3 y 6 meses después, tiempo en el que las mamas se asientan en su forma definitiva.