Rinoplastia

La rinoplastia o cirugía de nariz está enfocada a mejorar la forma, tamaño y la apariencia de la nariz. El objetivo de este tratamiento es conseguir una nariz de aspecto natural que ofrezca armonía con el resto de las estructuras faciales.

El procedimiento de rinoplastia puede reducir o incrementar el tamaño de su nariz, cambiar la forma de la punta o del puente, mejorar la abertura de los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También puede corregir los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

La rinoplastia u operación de nariz tiene una duración de una o dos horas y se realiza bajo anestesia general. Hay dos técnicas que se pueden realizar pero en ambas las cicatrices son imperceptibles con el tiempo.

Los efectos secundarios son pocos y los que se presentan son malestar general, inflamación alrededor de los ojos, moratones o sangrados leves. Los resultados podrán verse desde la primera semana de manera progresiva a medida que se reduzca la inflamación, pero el resultado definitivo y permanente podrá verse al cabo de un año.

Hoy en día este tipo de intervención tiene como principal función devolver la armonía facial al paciente de manera que parezca una nariz no operada.